lunes, 18 de junio de 2018

EXTRAÑAS SENSACIONES


DESDE EL PUENTE
Oswaldo Álvarez Paz

EXTRAÑAS SENSACIONES
Escribo el domingo 17 de junio. Día internacional del padre. Estoy en Maracaibo desde hace una semana viviendo unos días de emociones contradictorias, pero todas contribuyendo a fortalecer unas raíces zulianas demasiado profundas.
Toda la mañana he estado recibiendo mensajes de mis seis hijos, hoy distribuidos en buena parte del mundo. Estados Unidos, España, Francia, México y Argentina los tienen en su seno. Aunque parezca algo exagerado, somos unos “padres huérfanos”, como en alguna oportunidad fuimos calificados. Sin embargo, el profundo y recíproco amor existente supera las dificultades del presente. Yo aún no puedo salir del país. Ya son ocho años sin hacerlo, a pesar de que la decisión judicial fue de dos años. Continúo inhabilitado en este país sin Constitución y sin respeto a elementales derechos humanos, pero nuestras convicciones basadas en principios y valores eternos son cada día más firmes y más fuerte nuestros esfuerzos por la liberación nacional.
Recorro intensamente casi todas las parroquias de Maracaibo. El espectáculo es deprimente. La ciudad está en un estado de abandono tal que los gobernantes reciben el repudio intenso de una población harta. Basura por todas partes. Deterioro insólito de la planta física pública y privada de casas y edificios, vestimenta deteriorada y suciedad general son algunas de las características. Impresiona la cantidad de comercios cerrados y la desesperación de la gente en farmacias y negocios mayores buscando lo que no hay y pagando precios escandalosos por cualquier cosa que consiguen. Esto no puede ni debe continuar. No hay respuesta oficial. Planes, iniciativas para corregir este drama son inexistentes. Incompetencia máxima, corrupción sin precedentes pero todo ideologizado.
El jueves pasado participamos en un acto de conmemoración de los 40 años del fallecimiento de Manuel Guanipa Matos. Se trató de un verdadero reencuentro de varias generaciones copeyanas, socialcristianas, con presencia de gente de distinta orientación política, pero amigos entrañables de Manolo.
La jornada cumplida en estos intensos días ha estado animada por los emotivos partidos del mundial de futbol desde Rusia. Gracias al deporte fortalecemos nuestra salud mental y física. México acaba de derrotar a Alemania, campeón del mundo.
Terminé mi intervención diciendo: “…. este pueblo pacífico y cívico, tendrá que ejercer su derecho a la legítima defensa. Nadie podrá censurarlo. De acuerdo a Manuel Guanipa Matos, el dirigente político, el padre de una familia ejemplar, el esposo de Corina Villalobos tan luchadora como él, con el deber cumplido de levantar esta familia que tanto ha dado en esta hora. Manolo Recibido el mensaje”. Seguiremos siendo fieles a tus enseñanzas y a tu ejemplo.
Lunes, 18 de junio de 2018
@osalpaz

domingo, 10 de junio de 2018

PENDIENTTES DE COLOMBIA


DESDE EL PUENTE
Oswaldo Álvarez Paz

PENDIENTES DE COLOMBIA
Hacemos un alto en las consideraciones semanales sobre la dramática situación venezolana. Diremos solamente que seguimos con más de lo mismo, pero un poco peor que la semana pasada. La preocupación de hoy está centrada en las elecciones presidenciales de Colombia. Se realizan en un momento verdaderamente histórico, al margen de toda retórica de ocasión.
Para nadie es un secreto mi abierta simpatía por la fórmula encabezada por  Iván Duque. Ha logrado el apoyo activo de los expresidentes Andrés Pastrana, César Gaviria y Álvaro Uribe, siendo este último el respaldo más sólido desde los comienzos.
Tengo la convicción de que Venezuela ganará mucho con el triunfo de Duque. Su programa de gobierno es tan claro e importante como sus continuas referencias a la situación de nuestro país. Se trata de un importante aliado para la emergencia que afrontamos. Compartimos principios y valores fundamentales para la vida en libertad y democracia y serán de mucha utilidad, a todos los efectos, los sólidos apoyos que ha recibido de la sociedad organizada en distintas estructuras operativas. Esto también es importante para Venezuela. Las tareas del futuro inmediato necesitarán de la activa colaboración del vecindario, pero especialmente de Colombia.
La candidatura de Petro es todo lo contrario. Por sus antecedentes y las obscuras políticas en materia interna e internacional, resulta sospechoso y peligroso. No sabemos a qué atenernos para el día de hoy a esta hora. Lo que imaginamos serían sus políticas gubernamentales nos lleva a cerrar filas alrededor de Duque y a pedirle a la enorme colonia colombiana de nuestro país que vote masivamente por él. Esta semana es definitiva para muchas cosas trascendentes al mismo tiempo.
Pienso mucho en la enorme cantidad de jóvenes venezolanos por nacimiento hijos de padres colombianos. Bastantes han ido a Colombia en estos duros meses por razones existenciales. Buscan protección y oportunidades de trabajo y estudio. La sola existencia de ellos confirma lo que hemos repetido hasta el cansancio. Somos una misma nación aunque contenida en dos repúblicas.
Estas consideraciones no nos alejan de la realidad que estamos viviendo. Al contrario, sirven para afirmarnos en la necesidad de trabajar sin descanso para alcanzar el cambio definitivo del régimen actual. Eso pasa por la salida de Maduro del cargo de detenta ilegítimamente. No hay tiempo que perder. Ya hemos perdido bastante. Para este propósito hay que despojarse de todas las desviaciones electoralistas que tanto daño han generado. La voluntad general de la nación está claramente expresada desde hace bastante tiempo. No hacen falta más consultas. Tampoco conversaciones misteriosas y extrañas que pudieran estar escondiendo negociaciones impropias, contrarias al objetivo fundamental del cambio. Estamos en una verdadera emergencia nacional. Hay que actuar en consecuencia.
Lunes, 11 de junio de 2018
oalvarezpaz gmail.com
osalpaz                                                                                                                                                     

domingo, 3 de junio de 2018

ESPAÑA Y NUESTRO PAÍS ACTUAL


 DESDE EL PUENTE
Oswaldo Álvarez Paz

ESPAÑA Y NUESTRO PAÍS ACTUAL
Mucho se ha escrito sobre los recientes incidentes ocurridos en el Congreso de los Diputados de España. En todas las direcciones. Para no entrar en especulaciones innecesarias ratificaré mi respeto y amistad de larga data con el expresidente censurado Mariano Rajoy, también la vinculación sostenida desde su origen con el Partido Popular y de antes, con algunos de sus más prominentes dirigentes fundadores. Aunque con menor intensidad he sostenido relaciones personales con algunos de los barones del Partido Socialista Obrero Español, en coincidencia plena sobre la necesidad de sostener y defender el esquema democrático establecido por unanimidad  en la Constitución aprobada en diciembre de 1978.
Uno de los tantos recuerdos imborrables que conservo se refiere al acto de promulgación de esta Carta Magna. Fui uno de los pocos invitados gracias a la relación con Don Fernando Álvarez de Miranda, presidente del Congreso de los Diputados y yo Presidente de la Cámara de Diputados de Venezuela desde 1975. A la muerte de Franco iniciamos una estrecha relación con los protagonistas de la transición. Varios han fallecido, Adolfo Suárez y Don Fernando entre ellos, y otros ya no están en posiciones protagónicas, pero conservando posiciones privilegiadas como Felipe González.
Mariano Rajoy ha sido un gran Presidente de España. Le tocó una época muy dura. Superó y corrigió la pésima gestión de J.L. Rodríguez Zapatero, tan de mala fama En su país como en Venezuela. Con las absurdas maniobras de los actuales jefes del PSOE, asume un nuevo y transitorio Presidente. El primero en  hacerlo sin elecciones que le dieran mayoría sólida o circunstancial, gracias a los entendimientos parlamentarios. Es el séptimo. Ya veremos la naturaleza de las alianzas que se negocian por debajo de la mesa y sufriremos las consecuencias. Ojalá y me equivoque, pero se avecinan tiempos muy difíciles. El PP es la primera fuerza relativa en Diputados y tiene mayoría absoluta en el Senado. El sustituto no podrá traspasar de nuevo la línea. Ni siquiera lo avalan muchos socialistas Abren muchas interrogantes. Todas preocupantes, incluidos los separatistas catalanes y vascos.
Con relación a Venezuela no tengo mucho que decir que ustedes no conozcan o perciban. Gracias a la dictadura madurista se acelera la destrucción nacional. Aunque nos alegra que algunos detenidos políticos estén en libertad parcial por los condicionamientos a que los dejan sometidos, se trató de una gran farsa. Otra estafa cínica para hacer olvidar universalmente el rechazo sufrido el pasado 20-M y el no menos escandaloso fracaso de la “reconversión monetaria” que debió entrar en vigencia hoy, aunque no supiéramos ni el qué ni el cómo.
No hay solución posible mientras este régimen se mantenga. Es el problema mayor que debemos resolver. Por favor, olvidemos lo electoral, al menos por ahora.
Lunes, 4 de junio de 2018
@osalpaz



domingo, 27 de mayo de 2018

PARECE MENTIRA PERO SUCEDE


DESDE EL PUENTE
Oswaldo Álvarez Paz

PARECE MENTIRA PERO SUCEDE
La pobreza del debate político electoral concluido el pasado 20-M pareciera proyectarse con mayor fuerza en estos días. Todo sigue más o menos igual, pero un poco peor. Esto incluye, por supuesto, al régimen encabezado por un personaje funesto y negativo. Lo mejor que podría hacer es callarse, no dar más declaraciones y dedicarse a cualquier cosa distinta a ejercer la presidencia.
Pero lo que es igualmente empobrecedor de la política son las múltiples declaraciones de dirigentes de la oposición oficialista, de la que no lo es y de algunos opinadores profesionales, encuestólogos o aficionados al arte de decir más que de hacer. La inmensa mayoría no parece haber entendido que la impresionante abstención no fue causa originaria de ninguno de los fenómenos recientes. Ha sido la consecuencia de los múltiples errores y omisiones de todas las partes en pugna. Se demuestra, una vez más, la certeza de aquella vieja sentencia según la cual los pueblos son superiores a quienes pretenden dirigirlos. No siempre ha sido así, pero por lo que vemos en esta dura hora histórica adquiere plena vigencia.
La tragedia venezolana es dramática. El Estado de Derecho no existe y las instituciones fundamentales están destruidas. Todos los partidos, nuevos y viejos, en el gobierno o en la oposición, se han venido a menos. El ciudadano común va quedando a merced de los caprichos, arbitrariedades, corruptelas y violencia física e institucional de quienes más poder poseen, aunque sea circunstancialmente. Sólo tiene para protegerse el olfato y la intuición acumulada en base a la experiencia acumulada en el tiempo, especialmente en los últimos veinte años. Van quedando, la Asamblea Nacional por una parte y el Tribunal Supremo de Justicia legítimo, pero en el exterior. Ambos con extremas limitaciones condicionantes (¿?) para actuar de conformidad con las decisiones que adoptan en la dirección correcta.
De nuevo se plantea con fuerza el tema de la UNIDAD opositora. Será imposible sin clarificar el objetivo fundamental. Se trata del cambio de régimen en el menor tiempo posible tratando de evitar daños mayores a los estrictamente necesarios. Eso empieza con la salida de Maduro del cargo que detenta y la designación inmediata, no de un gobierno de transición, sino de un gobierno de emergencia para devolverle al país el ordenamiento necesario para la normalidad necesaria para funcionar adecuadamente.
No se trata de convivir con este régimen. Tampoco de cuidar espacios adquiridos ni de satisfacer aspiraciones parciales políticas o económicas. Quienes piensan en estos términos no son bienvenidos a esta lucha. Les pedimos, por favor que se aparten o que definitivamente tomen bando por el régimen que acarician o del que se dejan acariciar.
Estos criterios animan a millones de civiles y a muchos militares en expectativa vigilante. También a una Comunidad Internacional en idéntica actitud.
Lunes, 28 de mayo de 2018
@osalpaz




 [C1]osa

domingo, 20 de mayo de 2018

REAFIRMACIÓN DE ACTITUDES BÁSICAS Y COLOMBIA


 DESDE EL PUENTE
Oswaldo Álvarez Paz

REAFIRMACIÓN DE ACTITUDES BÁSICAS Y COLOMBIA
Escribo poco después del mediodía del domingo. Aún no han sido anunciados por el Consejo Nacional Electoral los resultados de la fraudulenta farsa aún en pleno desarrollo. Sin embargo, desde el amanecer hemos hecho seguimiento a la situación en todo el país. Impresionante el vacío de los centros de votación, la desolación de las calles y avenidas, el creciente rechazo al régimen. También a quienes se han prestado a servirles de peones. Con relación a estos últimos hay de todo. Desde compatriotas de buena fe hasta veteranos de mil batallas políticas y electorales que no han sido engañados ni manipulados. Saben perfectamente de lo que se trata. No tienen ni tendrán perdón de Dios. Tampoco del bravo pueblo venezolano que se debate entre la decepción y la indignación. Ya veremos lo que pasará en los próximos días. Esto no ha terminado. Pero pase lo que pase, debemos aferrarnos a los principios y valores que asumimos desde muy jóvenes a costa de lo que sea. Lo imperdonable sería y es, invocarlos para justificar el miedo o las componendas que se esconden detrás de algunas posiciones. Recordemos que no hay secretos eternos. Más temprano que tarde todo se sabrá. Hay casos que duelen mucho, pero en mi modesta opinión son imperdonables. Cancelo este capítulo por hoy para no caer en especulaciones prematuras aunque todo está telegrafiado y debidamente preanunciado.
Hay otro tema de mucha importancia para Venezuela, para el continente y para el mundo entero. Se trata de las elecciones presidenciales colombianas. La primera vuelta será el próximo domingo 27. Los medios de comunicación de todas partes han informado sobre el particular de manera amplia y plural. En lo personal me identifico plenamente con la fórmula encabezada por Iván Duque como candidato a la presidencia y Marta Lucía Ramírez a la vicepresidencia. Son consecuencia de un amplio consenso que trasciende las fronteras tradicionales de liberales y conservadores bajo la acertada conducción, entre otros, de los expresidentes Andrés Pastrana y Álvaro Uribe. Los cuatro, cada uno con sus propias circunstancias, han logrado aglutinar una clara mayoría nacional que respalda no sólo a sus candidatos, sino a las políticas que adelantan para fortalecer la vida institucional de Colombia.
Igualmente todos, sin excepción, han sido claros al expresar su preocupación por la situación de Venezuela, en el rechazo al régimen madurista y en apoyar sin reservas los esfuerzos que aquí se realizan para darle plena vigencia a la vida en libertad y democracia. Cómo será la situación  que creo es en lo único que los lleva, en este momento, a coincidir con el presidente Juan Manuel Santos. Una vez más Colombia marca un camino hacia la salida de la deplorable tragedia que vivimos y tratará de evitar que pueda reproducirse allá.
Lunes, 21 de mayo de 2018
@osalpaz