lunes, 11 de diciembre de 2017

REFLEXIONES DESORDENADAS



DESDE EL PUENTE
Oswaldo Álvarez Paz

REFLEXIONES DESORDENADAS
Escribo en domingo. Aún no conozco los resultados de la actividad electoral convocada para hoy por el régimen y avalada por importantes personeros no formalmente oficialistas. La verdad es que no me preocupa demasiado el tema. Todo está dado para que el régimen mantenga, con alguna ampliación, el control de la mayoría de las estructuras municipales.
 Y lo que es más grave, desconozca la mayoritaria voluntad del pueblo zuliano que eligió recientemente a Juan Pablo Guanipa como gobernador. A pesar de ese meritorio triunfo contra la maquinaria oficial, lo destituyeron por negarse a prestar juramento ante esa constituyente madurista, rechazada por fraudulenta por propios y extraños. Mi reconocimiento a la actitud principista, honesta y propia de su condición y herencia de este nuevo valor del liderazgo democrático. Lo inaceptable, a mi juicio, es que desde la “oposición” avalaran las actuaciones del régimen postulando como candidato a quien debería haber sido el primero en reconocer el triunfo de Juan Pablo y cuestionar todo lo sucedido.
Pero, nada nos sorprende. Con verdadera indignación vemos cómo avanza el drama de la destrucción institucional del país. Nada funciona. Todo camina de mal para peor. Está fortalecida, día a día, nuestra convicción de que no hay solución posible para ninguno de los problemas existentes mientras este régimen exista. Por tanto, todos los que compartimos este criterio tenemos la obligación de trabajar sin descanso por el cambio necesario en el menor tiempo posible.
No me siento feliz con lo que pienso en esta hora tan difícil y traumática. Pero si no logramos entender adecuadamente la realidad y la magnitud de las dificultades existentes, será imposible alcanzar el objetivo. Lo grave que muchos “opositores” lo entienden, pero actúan en dirección contraria a sus convicciones e incluso a sus propias trayectorias. Me cuesta mucho creer que sea por ingenuidad o por ignorancia. En algunos ni siquiera por comodidad o cobardía. Se podría tratar de complicidad abierta o encubierta. Esto siempre tiene un precio. Se conocerá más temprano que tarde. Recordemos que no hay secretos eternos.
Mientras tanto ¿qué podemos pedirle al ciudadano común, al pueblo que ciertamente sufre la situación actual?, ¿más paciencia? O, antes por el contrario, organizarlo para actuar en base a la rebeldía constitucional y práctica que las circunstancias exigen. Esto se dice fácil pero es extremadamente difícil y riesgoso para quienes asuman la responsabilidad de dirigir las acciones. Pero no hay de otra. Es ahora o será imposible detener la destrucción de la república, ya de por sí bastante deteriorada. No olvidemos que siempre se puede estar un poco peor. En la vida sólo se toca fondo cuando las cosas que se hace mal empiezan a hacerse bien.
Lunes, 11 de diciembre de 2017
@osalpaz

lunes, 4 de diciembre de 2017

PELIGROSA INCERTIDUMBRE



DESDE EL PUENTE
Oswaldo Álvarez Paz

PELIGROSA INCERTIDUMBRE
Cada venezolana sacará sus conclusiones sobre la reunión que se desarrolló, una vez más, en Santo Domingo. Bastantes generalidades y algunas contradicciones están contenidas en las recientes declaraciones de los protagonistas del gobierno, de la oposición y de los testigos cooperantes. Mucho relleno y poca sustancia por parte de todos los declarantes en un momento en que se llega al final del viciado proceso electoral para elegir alcaldes el próximo 10-D. Se mantienen las mismas condiciones irregulares de la pasada elección de gobernadores, pero en condiciones un poco peores pues no se atendieron, ni fueron corregidas, las múltiples irregularidades denunciadas con claridad por los participantes.
Todo este peligroso juego de estira y encoge, de asomar, disimular o esconder aspectos importantes de cuanto sucede contribuye al incremento de la incertidumbre y del escepticismo. Cada día la gente cree menos en la posibilidad de salir de esto “por las buenas”, pero no tiene claras las oportunidades de lograrlo “por las malas”. Tampoco el rol que le tocaría jugar para no seguir esperando que otros resuelvan hacer lo que a cada uno le corresponde. En fin, estamos en lío tremendo sin soluciones fáciles.
Sin embargo, hay cosas que podemos exigir con fuerza y bastante autoridad moral y política. Todo cuanto se hace o se haga debe ser con transparencia absoluta. Sin este requisito, nada funciona. Todos sabemos que el régimen trata de retener indefinidamente el poder sembrando el miedo y el temor, usando hasta el abuso los instrumentos para reprimir mediante la violencia física e institucional.
Tenemos que asumir la defensa de la libertad manteniendo firme y tranquila nuestra fe, pero concretándola de manera activa y decidida en todas y cada una de las circunstancias en las que nos corresponda actuar.
A todo lo señalado podemos agregar algunos factores adicionales. A lo largo del proceso castro-chavista-madurista, casi dos décadas ininterrumpidas, han sido constantes los escandalosos casos de corrupción y peculado. Suficientemente documentados, pero sin resultados efectivos. Ahora estalla algo conocido desde hace bastante tiempo. Me refiero a lo de PDVSA y CITGO, a todo lo que tiene que ver con Rafael Ramírez y Elogio Del Pino como cabezas visibles de todo y de unos cuantos más que son señalados, entre otras cosas, para desviar la atención de lo fundamental. En el fondo no sabemos bien de lo que se trata. La corrupción es harto conocida, pero ¿a qué se debe la virulenta reacción del representante de la constituyente madurista Tarek W. Saab? No creo que la solución mejor haya sido la militarización total de la industria petrolera y sus derivaciones. Hay una lucha sorda por el control del poder político y sobre todo, del poder económico y financiero del país. Todo esto huele muy mal. Peor que lo comentado al comienzo de estas modestas reflexiones. El país no les importa. La nación reaccionará pronto.
Lunes, 4 de diciembre de 2017
@osalpaz

lunes, 27 de noviembre de 2017

CAPÍTULO VENEZOLANO DE LAS FARC



 DESDE EL PUENTE
Oswaldo Álvarez Paz

CAPÍTULO VENEZOLANO DE LAS FARC
Cada semana se hace más difícil escoger el tema a tratar. La desviación electoralista que se ha apoderado de muchos dirigentes es la razón fundamental. Ya casi no se habla de la presencia protagónica de las estructuras del narcotráfico en la vida venezolana. Tampoco del terrorismo y sus múltiples manifestaciones, ni del control cubano de instancias fundamentales de la vida civil y militar de la república. El tema de la corrupción ha pasado a ser secundario en un país destrozado por sus manifestaciones a todos los niveles. Mientras que el tema Obredecht ocupa lugar prioritario en buena parte del continente, en Venezuela sigue pasando por debajo de la mesa. Ni gobierno ni oposición se ocupan. Es como si no existiera, como si esa empresa brasileña jamás hubiera operado en este atormentado país. Ya casi no se menciona lo relativo a los presos y exilados políticos. Increíble, pero cierto.
Buena parte de la dirigencia se ocupa de las elecciones de alcaldes y de las condiciones que deben existir para la próxima elección presidencial que debería realizarse a finales del año próximo. Todo dentro de un ambiente calculadamente incierto construido por el régimen, en el que todos están envueltos. Con sólo pensar que este presidente durará por lo menos año y medio más, tolerado por la oposición oficialista, todo se hace más cuesta arriba. ¡No puede ser!
Como parte de la necesaria reflexión sobre estos temas, releo un importante trabajo de hace un par de semanas escrito por Alfredo Michelena, publicado en la revista Zeta. Se titula “Las FARC en Venezuela”. También pasó por debajo de la mesa. Se refiere al primer encuentro preparatorio para crear la estructura organizativa del partido FARC en Venezuela. Se realizó en  Santa Cruz, Municipio Lamas del estado Aragua. Según el autor, la información ha sido tomada del portal del PCC, Partido Comunista de Colombia.
Sin esconder sus propósitos a mediano y corto plazo, manifiestan que vienen a Venezuela para enfrentar la amenaza real de una invasión militar americana, apoyada por “gobiernos lacayos” como el de Colombia. Trabajarán para reclutar efectivos dispuestos a ser la voz y la acción de las FARC en nuestro territorio, en función de sus intereses de supervivencia y gobierno. No ocultan la decisión de ampliar su campo de acción a nuestro país como baluarte e instrumento de los propósitos que los animan.
Michelena sintetiza la gravedad de lo ocurrido de la siguiente manera: “Esta sería la primera vez que explícitamente se crea un partido subsidiario de otro en un país vecino, para apoyar al fundador en su ascenso al poder y asegurar el mantenimiento del régimen en el otro”. Más claro no puede estar. Sin embargo, pareciera que la materia ni importa ni preocupa. ¿Es miopía o complicidad?
Lunes, 27 de noviembre de 2017
@osalpaz

lunes, 20 de noviembre de 2017

DICTADURA O LIBERTAD



 DESDE EL PUENTE
Oswaldo Álvarez Paz

DICTADURA O LIBERTAD
Bien por Antonio Ledezma. Cada quien actúa de acuerdo a su conciencia. Lo hizo y bien. Su acción empieza a tener consecuencias favorables a la causa de la Libertad. Lo demuestran las reacciones inmediatas de los jefes de gobierno y del liderazgo político de Colombia y España, sin exclusiones políticas o ideológicas. Solidaridad total, activa y decidida para el desenlace a la dramática crisis venezolana. Antonio acaba de asumir una nueva y definitiva responsabilidad. Quizás la más importante de toda su vida. No tengo dudas con relación a su capacidad para estar a la altura de las exigencias del presente. Tampoco dudo del enorme reconocimiento que está recibiendo de los sectores democráticos del país y del mundo entero. Por supuesto que, como en todo, siempre hay excepciones. Mediocridades importantizadas que lo ven como un competidor, pero no importa. Este reciente gesto no es una “huida” como algunos interesadamente tratan de presentarlo. Se trata de una verdadera acción liberadora. Huyen lo cobardes. Se liberan lo valientes mediante acciones concretas que trascienden la retórica palabrera. Pa´lante amigo. Tu ejemplo ha sido una inyección de fe, de confianza en la capacidad de este pueblo para rebelarse y triunfar.
Sin embargo, las preocupaciones están centradas en la falta de objetivos claros que permitan una unidad sincera en la lucha contra el régimen. Ha sido dicho que si los mismos continúan haciendo lo mismo, será imposible lograr resultados distintos. De las “virtudes” útiles en política carezco de una, la hipocresía. Trato de decir lo que pienso con claridad y de actuar de conformidad con el pensamiento y la palabra. No estoy de acuerdo con estas reuniones en Santo Domingo. No entiendo su verdadera naturaleza, ni sus objetivos, ni la representatividad de la representación opositora, ni la aceptación de una mediación parcializada o de la presencia protagónica de la presidenta de la cuestionada e ilegal constituyente y de su hermano. De allí el aumento del escepticismo de la gente y la creciente decepción que en mala hora se extiende en todo el país.
El objetivo de toda la lucha tiene que ser el cambio de régimen a iniciarse con la salida de Maduro y la constitución de un gobierno de transición y unidad nacional. Ese propósito tiene que animar todo lo que se haga. En este plano sean conversaciones, encuentros casuales o planificados, diálogos, negociaciones o como quieran llamar lo que hacen y también la lucha concreta en la calle como un todo o en cada uno de los sectores en que los ciudadanos desarrollan su vida normal, debemos tener claro que la verdadera naturaleza del problema no es electoral. Es existencial. De principios y valores a los cuales debe subordinarse todo. Si estamos de acuerdo en el qué, será más fácil acordarnos en el cómo.
Lunes, 20 de noviembre de 2017
@osalpaz

domingo, 12 de noviembre de 2017

LA TRAGEDIA AVANZA



 DESDE EL PUENTE
Oswaldo Álvarez Paz

LA TRAGEDIA AVANZA
En la medida de los posible trato de evitar caer en la tentación del inventario de problemas que sufre la población. Todos están sobre diagnosticados y frente a ellos hay estudios completos, ideas, proyectos y programas para eliminarlos o, al menos, revertir hacia lo positivo las negativas tendencias actuales. Sin embargo poco se hace en la práctica. Pareciera que nada de eso importara al régimen y muy poco a la mayoría de los dirigentes opositores.
Venezuela continúa siendo víctima de un régimen ideologizado, pero conducido por gente sin preparación, ineficiente y altamente corrompida y corruptora. Con muy importantes excepciones, en la oposición abunda la improvisación, el electoralismo y la ausencia de objetivos bien definidos. En uno y otro bando vemos a los mismos, haciendo lo mismo y esperando resultados distintos lo cual es imposible. Este concepto no pierde vigencia, a pesar de su antigüedad ya que es siempre certero. Mientras los días pasan, la tragedia avanza, el ambiente obscurece y las expectativas de cambio se diluyen progresivamente.
Algunos amigos y compañeros de muchas luchas  me preguntan sobre lo que hago en estos momentos. Normalmente les respondo con tratando de no aumentar el desánimo que noto en ellos, pero la realidad es que estoy haciendo poco y reconozco que debo dejar este recogimiento que mantengo de un tiempo a esta parte. Me siento muy solo y el frío de la soledad siempre es muy intenso. Lo delicado es que hay bastantes compatriotas en la misma actitud. Lo importante es que juntos irrumpamos en el escenario nacional con la verdad por delante y sin pretensiones protagónicas de ninguna naturaleza. Pero ya basta de permanecer en actitud de expectativa vigilante. Debemos pasar a la acción.
A la dirigencia opositora le recuerdo que no hay secretos eternos. Todo se sabe, más tarde o más temprano. Se aproxima la hora en la que cada uno deberá asumir la responsabilidad que le corresponde.
A pesar de la enorme información calificada con relación al narcotráfico y al terrorismo y sus tentáculos operativos en Venezuela, de la corrupción que tiene uno de los casos más escandalosos de la historia en las comisiones de Odebrecht y unos cuantos temas más, para la oposición pareciera que no existen. No se habla de ellos. Se evitan las respuestas comprometedoras cuando los temas se plantean abiertamente. Alguien debería explicar.
En nombre de la unidad opositora no podemos tolerar conductas reprochables y errores graves de conducción. No podemos ser cómplices de “el viaje hacia ninguna parte” en el que parecemos embarcados. Como bien señaló Luis Betancourt, la unidad no puede ser complicidad. Es hora de aferrarnos a nuestras convicciones, principios y valores que han acompañado una larga trayectoria que debemos honrar.
Lunes, 13 de noviembre de 2017
@osalpaz